Cogiendo Lucha

 

 

 
myprofile

Name: Balzac
Home: United States
About Me: un dominicano que ha cogido mucha lucha.
See my complete profile

previouspost
myarchives
mylinks
bloginfo
This blog is powered by Blogger.
Blog designed by TemplatePanic.
Miedo a La Muerte
Posted at viernes, octubre 20, 2006
Por lo general, nuestro miedo a la muerte es impropio y poco realista. Puesto que no queremos morir, ignoramos el tema, lo negamos o nos obsesionamos de forma morbosa y pensamos que la vida no tiene sentido. Sin embargo, no podemos evitar nuestra muerte y, por lo tanto, no sirve de nada que le tengamos miedo. Entonces, ¿qué clase de miedo resulta útil?

Un miedo apropiado a la muerte sería el miedo a morir sin estar preparados, puesto que está basado en un peligro real que podemos evitar. Este miedo realista nos animará a prepararnos para una muerte apacible y a aprovechar al máximo nuestra preciosa vida humana en lugar de desperdiciarla. De este modo, practicaremos la disciplina moral, purificaremos nuestro karma negativo y acumularemos tantos méritos como podamos.

Cuando subimos a un coche, nos ponemos el cinturón de seguridad por miedo al daño que nos puedan causar los demás conductores, puesto que impide que nos golpeemos contra el parabrisas. Aunque no podemos controlar a los demás conductores, sí podemos tomar medidas para evitar lesiones en caso de accidente.

Del mismo modo, no podemos evitar la muerte, pero podemos prepararnos para ella. Finalmente, si practicamos el tantra, incluso podemos lograr un cuerpo inmortal.

En su libro Una vida llena de significado, una muerte gozosa, Gueshe Kelsang dice:

«Morir lleno de arrepentimiento no es tan extraño. Para evitar un final a nuestra vida tan triste, debemos recordar en todo momento que antes o después vamos a morir. Contemplar nuestra propia muerte nos animará a llenar la vida de significado y a generar el refugio interno de las realizaciones espirituales. De lo contrario, no podremos protegernos de los sufrimientos de la muerte y de lo que nos espera después.

»Además, cuando alguien cercano a nosotros, como un familiar o un amigo, se esté muriendo, no sabremos cómo ayudarlo y nos sentiremos impotentes. Prepararnos para la muerte es una acción muy beneficiosa tanto para nosotros mismos como para los demás.

»En realidad, este mundo no es nuestro hogar. Somos viajeros que sólo estamos de paso. Vinimos de nuestra vida anterior y dentro de un tiempo viajaremos a nuestra próxima vida. Llegamos a este mundo con las manos vacías y también nos iremos solos.

»Todo lo que hayamos acumulado en esta vida, e incluso nuestro propio cuerpo, lo tendremos que dejar atrás. Lo único que podremos llevar con nosotros a nuestra próxima vida serán las impresiones de nuestras acciones virtuosas y perjudiciales.

»Si ignoramos la muerte, desperdiciaremos nuestra vida utilizándola para adquirir objetos que tendremos que abandonar y cometiendo acciones perjudiciales para conseguirlo. Finalmente, viajaremos a nuestra próxima vida con una pesada carga de karma negativo.

»En cambio, si durante la vida tomamos consciencia de nuestra muerte, consideraremos que el desarrollo espiritual es más importante que los logros mundanos y que nuestra estancia en este mundo es una oportunidad para cultivar mentes virtuosas, como la paciencia, el amor, la compasión y la sabiduría.

»Motivados por estas mentes virtuosas, realizaremos buenas acciones y crearemos las causas para ser felices. Cuando vayamos a morir, seremos capaces de hacerlo sin miedo ni arrepentimiento gracias al karma virtuoso que hayamos acumulado.

»Los maestros kadampas dicen que no tiene sentido tener miedo cuando estamos en nuestro lecho de muerte a punto de morir; el momento de tener miedo a la muerte es cuando todavía somos jóvenes. La mayoría de las personas hacen justo lo contrario. Cuando son jóvenes, piensan: "No me voy a morir", y viven de manera imprudente sin preocuparse de la muerte, pero cuando esta llega, se sienten horrorizados.

»Si tenemos miedo a la muerte ahora, llenaremos nuestra vida de significado realizando acciones virtuosas y evitando acciones perjudiciales y, de este modo, crearemos las causas para obtener un renacimiento afortunado. Cuando llegue la muerte, seremos como un niño que vuelve a casa de sus padres y moriremos de manera gozosa y sin temores.

»Nos ocurrirá como a Longdol Lama, maestro budista tibetano que vivió hasta una edad muy avanzada. Cuando llegó el momento de su muerte y los demás le preguntaron por qué estaba tan contento, él contestó: "Si me muero esta mañana, renaceré esta misma tarde en una tierra pura. Mi vida futura será mucho mejor que la actual". Longdol Lama se había preparado bien para su muerte e incluso había elegido el lugar en que iba a renacer. Si utilizamos nuestra vida para adiestrarnos con pureza en la práctica espiritual, podremos hacer lo mismo».
posted by Balzac 9:45 a.m.  
 
2 Comments:

  • At 4:18 p.m., Anonymous Bachatagirl said…

    El miedo a la muerte, experimentar algo desconocido nos trae un miedo terrible, hasta ahora nadia ha regresado para contarnos como es eso. Ademas hay tanta confusion, que si los muertos ya no tienen mas que hacer hasta que venga Cristo o por el contrario el ser reencarna en otro ser o esta en otros planos elevados, esa incertidumbre es la que hace que les temamos a la muerte, esa es mi opinion.

     
  • At 4:56 a.m., Anonymous Anónimo said…

    Buenas:
    tengo 23 años y desde hace unos años para acá, este tema de el fin de mi existencia, me hace sentir muy mal.No le encuentro muchas veces sentido a la vida cuando pienso en su final,aunque me gusta vivir y doy gracias por todo lo que tengo a ese dios que nadie a visto pero en los que muchos creen incluida yo.
    Sé que hay que fallecer, porque es el ciclo natural de la vida, pero me aterra y me entristece pensar que ese día llegará sin saber con certeza si dios estará allí cuando suceda, si volveré a ver a mis seres queridos, si sentiré lo que en la tierra.
    Con el tiempo se me pasará este pensamiento pero por ahora estoy bastante metida en el y me hace sentir muy mal.
    La verdad es que cuando era niña no me lo planteaba, tan solo sentía a dios de tal forma, que no me preocupaba ,pues todo estaba bien.
    Pero cuando fui creciendo mi creencia hacia dios se fue haciendo menor debido a personas que me quisieron convencer de que no existia nada luego sino la putrefacción y el olvido.
    ¿a alguien le ha pasado eso?
    Si quieres hablar mas del tema me gustaría que me escribieses a nisolnisombre@hotmail.com
    gracias a tod@s

     

  • Publicar un comentario
    » HOME